Política

Ana Garrido, la trabajadora del Ayuntamiento de Boadilla que denunció Gurtel, rompe su silencio para InfoBoadilla

19 de Abril de 2013. 19:51 - Información Exclusiva

Compartir:

Ana Garrido, la ciudadana que denunció la rama boadillense de Gurtel a Manos Limpias, ha demandado esta semana al Ayuntamiento de Boadilla por acoso laboral. Declara haber sufrido un "auténtico calvario" en su puesto de trabajo desde que presentó su informe y declaró ante la Fiscalía Anticorrupción. Desde InfoBoadilla.com hemos tenido la oportunidad de conversar con ella y conocer su historia, una historia que desea hacer pública: "quiero que se sepa lo que me están haciendo, por haber destapado el caso Gürtel en Boadilla". Además, hace pocos días, Ana publicó su blog "La Honestidad tiene precio", en el que se propone escribir un post semanal, narrando su experiencia personal y trasladar en él a los vecinos los entresijos del caso Gürtel que ella pudo descubrir.

Ana Garrido, la ciudadana que denunció la rama boadillense de Gurtel a Manos Limpias, ha demandado esta semana al Ayuntamiento de Boadilla por acoso laboral. Declara haber sufrido un "auténtico calvario" en su puesto de trabajo desde que presentó su informe y declaró ante la Fiscalía Anticorrupción. Desde InfoBoadilla.com hemos tenido la oportunidad de conversar con ella y conocer su historia, una historia que desea hacer pública: "quiero que se sepa lo que me están haciendo, por haber destapado el caso Gürtel en Boadilla". Además, hace pocos días, Ana publicó su blog "La Honestidad tiene precio", en el que se propone escribir un post semanal, narrando su experiencia personal y trasladar en él a los vecinos los entresijos del caso Gürtel que ella pudo descubrir.

La historia de Ana Garrido se remonta a 1993, cuando se incorpora al Ayuntamiento de Boadilla, tras un proceso de selección, como Animadora e Informadora del área de juventud. Entonces, una de sus funciones fue la de organizar las primeras actividades infantiles de las que disfrutaría el municipio. Poco a poco, se hizo cargo de proyectos más ambiciosos (empleo juvenil, orientación de estudiantes, escuelas taller...), formando un equipo, comandado por un entonces jovencísimo, Arturo González Panero, como Concejal de Juventud y Deportes.

Con el transcurso de los años, Ana continuaba desarrollando su labor con entusiasmo, "era una enamorada de mi trabajo", confiesa. En 2007, tras pasar varias oposiciones, llegó a alcanzar el puesto de Directora de Juventud, desde el cual pudo organizar la puesta en marcha de la actual Casa de la Juventud, un proyecto ilusionante en el que se implicó casi de manera personal.

Su trayectoria se interrumpió en marzo de 2008, cuando el ya alcalde González Panero decide cesarla como directora, y la degrada nuevamente al puesto de técnico del que había partido años atrás, "no me dieron ninguna explicación, pero yo no quería entrar en su juego, y sé que aquello molestaba", lamenta Ana. "Quizás no debería haberme sorprendido, teniendo en cuenta que ya llevábamos años con posturas enfrentadas hacia ciertas adjudicaciones", explica la funcionaria en su blog.

Esta "maniobra orquestada", como a ella se refiere, tuvo un efecto devastador, no sólo por haber perdido los proyectos en los que trabajaba, sino porque se sintió "injustamente humillada". La situación pudo con ella y cayó en una "profunda depresión". A sus meses de baja médica, sumó una excedencia que le alejó de Boadilla del Monte hasta Costa Rica, a donde decidió emigrar buscando la tranquilidad que no encontraba en el municipio.

Es entonces cuando recapacita sobre su situación, "me sirvió para comprender que quien estaba en el lado equivocado no era yo" y decide iniciar su propia cruzada contra la corrupción: "yo era David contra Goliat", comenta en su relato para InfoBoadilla. Cada día, según cuenta, le dedicaba el tiempo de una jornada laboral a recopilar documentación sobre contratos que ella consideraba debían ser investigados, propiedades y relaciones entre empresas y administraciones. Con la ayuda de unos pocos compañeros del Ayuntamiento, que sabían de su labor, consiguió reunir los expedientes que precisaba. Pronto se dio cuenta de que lo que en principio pensaba que podían ser "los desmanes de un alcalde", iba mucho más lejos, afectando a otras poblaciones e importantes figuras políticas y empresariales.

Tras más de un año de trabajo, decidió entregar su dossier a quien pudiera denunciarlo. En aquel momento, quiso proteger su identidad por miedo a posibles represalias, al fin y al cabo, ella continuaba teniendo su plaza en el Ayuntamiento de Boadilla. Finalmente, Manos Limpias, la organización que recibió el informe, lo presentó a Fiscalía Anticorrupción y ésta inició la investigación del caso Gürtel, considerado hoy como la mayor trama de corrupción de la historia de España.

La imputación de Arturo González Panero por el juez Garzón, supuso su dimisión como alcalde. En rueda de prensa posterior, el "albondiguilla" trataba de desprestigiar el informe: "El dossier es anónimo, donde se podía haber puesto cualquier tipo de cosa, como se ha puesto... hasta que yo maté a Manolete" y acusaba de su autoría, de manera indirecta, a su segunda y enemiga política, María Jesús Díaz, a quién hizo dimitir como condición sinequanon para renunciar a su puesto: "había una persona, que como bien se sabe, se ha presentado en unas elecciones locales contra mí, cuando todos presuponemos detrás de ese dossier anónimo quién puede estar, queda absolutamente fuera de lugar que si yo dejaba la Alcaldía pasase a ser alcaldesa alguien que podía haber estado generando lo que se ha generado". Ana recuerda haber vivido aquellos días con nerviosismo y cierta incredulidad al comprobar el alcance de la noticia: "qué subida de adrenalina cada vez que veía hablando a gente por la calle sobre el tema, periódico en mano..."

El resto es historia. Sobre el caso Gürtel han corrido ríos de tinta, y todavía hoy, cuatro años después, la investigación sigue abierta, con más de 70 imputados, entre políticos y empresarios. "Debería haber más imputados", matiza Ana, "hay personas que se han librado no sé muy bien cómo".

En Junio de 2011, una vez constituida la nueva corporación, Ana se reincorpora a su puesto de trabajo en el Ayuntamiento de Boadilla, pensando que "lo peor había pasado". Su nuevo concejal, Adolfo Arias, le encomienda la preparación de un ambicioso proyecto, el I Plan Integral de Juventud. Pero la técnico detecta pronto situaciones anormales. Según denuncia, sus correos no son atendidos, el concejal evita reunirse con ella, y su trabajo se ve paralizado, "pretenden hacerme el vacío, me la tienen guardada", asegura. Lo achaca a su declaración ante la Fiscalía Anticorrupción, "nunca tuve miedo, aunque imaginaba que podría sufrir represalias". Pese a haber denunciado el acoso laboral que padece ante el alcalde González Terol y la concejala de personal, Susana Sánchez-Campos, desde el consistorio no han ofrecido ninguna solución, a una situación que consideran debida a "motivos personales ajenos a esta Corporación”.

No es la única empleada municipal que tiene problemas en el Ayuntamiento, según el relato de Garrido, "la nueva corporación abusa del 'ordeno y mando', no hay respeto a la opinión del técnico y muchos trabajadores están atemorizados", ante la posibilidad de perder su empleo o ser expedientados, "es la peor corporación que ha tenido Boadilla del Monte en los últimos 20 años".

A falta de otra solución (también intentó permutar su plaza a cualquier otro municipio sin éxito), y ante la persistencia del problema, la coordinadora de juventud se ha visto en la obligación de interponer una demanda por acoso laboral al Ayuntamiento de Boadilla del Monte.

Según consta en su demanda, en unas supuestas conversaciones con el concejal Arias Javaloyes, éste le reconoce que recibe órdenes de no despachar con ella, llegando a manifestar: "Antes de que me caiga el muerto, si la cosa se pone así de seria, yo digo la verdad y dimito! Y me voy del PP! Y no pasa nada, eh? No pasa nada!"

En ella solicita la extinción de su contrato y una indemnización de 98.000€ por los daños morales causados. "Me está costando mi salud, ya he pasado dos veces por urgencias, no puedo conciliar el sueño, estoy cansada física y mentalmente... yo soy una persona normal y esta situación me supera", lamenta. "He aportado todo lo que debía, no puedo contra el sistema, y es mejor que me salga de él".

Es muy consciente de lo que supone abandonar su anonimato, sabe que se convertirá en una persona pública y será cuestionada, pero también tiene claro que supondrá una liberación: "estoy dispuesta a renunciar a mi estabilidad profesional y económica para ser feliz si es necesario", explica en el primer post de su blog. Su segunda publicación versa sobre su historia personal en el Ayuntamiento de Boadilla, mientras que en la última se lanza a publicar las primeras páginas del dossier que entregó a Anticorrupción en 2009.

Sobre su futuro, "me buscaré la vida", declara decididamente, y añade, "es una pena... la gente no cree en la honestidad".

Comentarios
Ofertas y cupones

ó seleciona tus intereses

Los datos facilitados se utilizan para la prestación del servicio, igualmente serán añadidos al fichero informatizado responsabilidad de infomunicipios. No cederemos tus datos personales a terceros. Más información en Aviso Legal.
Planes entre vecinos
Noticias relacionadas
VOX solicita que se disuelva la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda de Boadilla
Arranca el juicio del caso Gurtel en su pieza de Boadilla del Monte
El Psoe de Boadilla pide un plan de reciclado de capsulas de café para el municipio
El PSOE de Boadilla propone la mejora de la gestión del patrimonio verde del municipio
Días de lluvia
Lo más leído en Política
González Panero carga contra las altas esferas del PP en su declaración en el juicio Gurtel
El PSOE de Boadilla lamenta el rechazo del pleno a su propuesta para conmemorar el 25N con un acto institucional

¡Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todo!

logo